Wine Experience

Cine

Cine

El cine y el vino. Un matrimonio de conveniencia con final feliz

 

El cine y el vino. Un matrimonio de conveniencia con final feliz

El cine y el vino. Un matrimonio de conveniencia con final feliz

El cine y el vino. Un matrimonio de conveniencia con final feliz

El cine y el vino. Un matrimonio de conveniencia con final feliz

Más información en la web

Visita

Son muchas las escenas de cine en las que encontramos a una pareja, o a un personaje central de la película bebiendo vino. El vino aparece en el cine de muchas formas, ya sea como forma para explicar a un personaje, o como parte esencial de la historia, o simplemente parte del escenario de una toma, son muchas las situaciones y frases que han dejado una profunda huella en los amantes del cine…

Queremos con este post realizar un breve repaso a algunas de esas películas en las que el vino tiene una papel importante. Es seguro que algunas de las películas o escenas que vamos a mencionar estén en tu memoria; que la retina las haya grabado con mimo y el cerebro haya dejado en un rincón especial la escena, el movimiento de una mano, la frase…

Casablanca

Queremos empezar con todo un clásico como Casablanca. Una de esas películas en las que el diálogo, tres actores y la música hacen una experiencia vital una historia universal. Hay mucho vino en Casablanca, champagne en este caso. “As time goes by” suena en el piano. Bogart y Bergman en París, beben café y fuera del flashback Bogie comenta que se deberían terminar esa botella y otras tres. Antes regar el jardín con champagne que dejar que lo beban los nazies.

Dr No.

James Bond , ha sido, es y será uno de esos escaparates de lujo para las marcas…de lujo también. Coches, relojes, bebidas y otros sectores han visto en la figura de “James” una oportunidad para la globalización. Sin duda este uso se ha acentuado en las últimas entregas, pero ha sido así siempre. Podíamos decir que Bond, con sus viajes y postales de ciudades, ha sido un embajador de excepción para la globalización de las marcas. Champagne ha sabido aprovechar el icono y son varias las escenas en las que Bond hace gala de su elegancia al elegir vinos o chanmpagnes. En Doctor No Bond tiene una botella de Bollinger en la mano. Su idea es usarla para golpear y usarla como un arma, pero Dr No le recuerda que es un Bollinger del 55. Bond, gran conocedor, responde sin complejos que él, personalmente, prefiere el Bollinger del 53.

Sideways (Entre copas)

Pasamos aquí a una película que es enteramente un canto al vino y sus placeres. La amistad, un viaje y un paisaje de excepción dan forma a una historia en la que el protagonista, en plena crisis de media edad reencuentra el amor, gracias al gusto por las cosas buenas, ilustradas en el vino. El vino es en realidad el actor principal de esta película. Quien la haya visto ha tenido, sin duda, el impulso de probar Pinot Noir. Las ventas de Pinot crecieron de forma muy importante gracias a esta película.

El silencio de los corderos

¿No recordáis el vino en la película? Es posible, pero la escena donde aparece está sin duda en la memoria de todos aquellos que hayan visto la película. Hace falta, tan sólo refrescar la imagen.

 

El cine y el vino. Un matrimonio de conveniencia con final feliz