Wine Experience

Catas virtuales

Catas virtuales

Nuevas maneras de hacer las catas. Contacta con nosotros

Siguiendo estrictamente el protocolo Covid 19, y para protegernos y deseando de todo corazón que la pandemia pase pronto a la historia, desde Vinazzy queremos ofrecer la posibilidad de efectuar catas virtuales a través de los medios tecnológicos cada vez más al servicio de todos. Sin salir de casa, podemos ofrecer la experiencia y compartir el conocimiento de efectuar una cata donde podremos disfrutar de las sensaciones del vino, pero sin poder vernos físicamente cara a cara.

Mira otras actividades

Puedes consultar también la web

Contacta con nosotros


     

    1. Fase visual

     

    Descorchamos y servimos el vino (poquito ¿eh?). Primero, oler el corcho. Como ya explicamos anteriormente, nos dará pistas. Cogemos la copa, preferiblemente por el tallo o la base, así no calentamos el vino. Inclinamos la copa (unos 45º) sobre un fondo blanco, por ejemplo, una hoja de papel donde haya algún texto.

    Primero observaremos el color, nos dará una idea de la edad del vino. Por lo general, en un vino tinto, cuanto más rubí o cereza y brillante es el vino, más joven; si es más granate o teja tirando a anaranjado, suele ser un vino más envejecido con crianza. En algunos casos nos será difícil o imposible leer el texto que hay detrás de la copa, diremos que es un vino de capa alta. Cuando podemos ver claramente a través del vino diremos que es de capa baja.

    Mediremos la densidad del vino. A más densidad, más concentración de alcohol, más graduación. Si movemos ligeramente el vino por la copa, observaremos como caen las lágrimas de vino. A menor velocidad de caída, mayor densidad, más graduación alcohólica.

    2. Fase olfativa

    Sin agitar el vino, metemos la nariz y olemos. Primero localizaremos los aromas primarios, son los propios de la uva, de naturaleza frutal o vegetal.

    Agitamos la copa ligeramente para que el vino entre en contacto con el oxígeno y desprenda más aromas, los secundarios, los que se originan en la fermentación tanto alcohólica como maloláctica, suelen ser más numerosos en vinos jóvenes.

    Seguimos agitando con más energía para dar paso a los aromas terciarios. Conocidos como bouquet, son complicados de adivinar. Se desarrollan durante y después de la crianza del vino y se clasifican en diferentes familias (animal, vegetal, torrefactos, frutos secos…).

     

     

    3. Fase gustativa

     

    El ataque son las primeras sensaciones que percibimos cuando el vino llega a la boca. Con la lengua lo pasamos de un lado al otro y tratamos de apreciar los cuatro sabores básicos: salado, dulce, ácido y amargo. Un vino redondo es aquel que logra el equilibro perfecto entre los cuatro.

    En segundo lugar determinamos la textura (definida con adjetivos como seda, terciopelo o satén), y aquí es donde interviene el tacto. Notaremos suavidad o untuosidad como factores positivos, o astringencia y rugosidad como negativos.

    Analizaremos en tercer lugar la vía retronasal. Una vez tragamos el vino – o lo escupimos… si vamos a catar muchos vinos es aconsejable no beber cada uno de ellos, la borrachera puede ser importante – como iba diciendo, una vez lo bebemos, expulsamos el aire por la nariz. Si durante un tiempo percibimos las mismas sensaciones, diremos que ese vino es de larga retronasal.

    Finalmente, destacaremos qué final nos ha dejado el vino. Puede ser tánico, ácido, etc… puede no tener un final muy definido, incluso puede tener un final poco agradable (sucio). Según la persistencia de ese final se puede hablar de un vino corto (si dura menos de dos segundos), mediano, largo, incluso muy largo (entre nueve y doce segundos).

    Pues ya lo tenéis, a grandes rasgos, así se realiza una cata. En próximas entradas hablaremos más en profundidad de colores, aromas y otras particularidades de los vinos, tintos, blancos, rosados y espumosos.